Navigation Kopfzeile

Escritores sobresalientes y vidas extraordinarias

Abstand
Libros premiados:
Melinda Nadj Abonji (Autor&Derechos)
Iris Hanika (Autor&Derechos)
Christian Nürnberger (Autor&Derechos)

Sheridan Marshall presenta al público lector a los ganadores de tres prestigiosos premios literarios, otorgados en reconocimiento de la destreza con que los autores hacen accesibles a sus lectores las vidas, en unos casos ordinarias y extraordinarias en otros, de personajes de ficción e históricos.
 
 
El Premio Alemán del Libro ("Deutscher Buchpreis"), considerado el equivalente alemán del Man Booker, es entregado anualmente en la Feria del Libro de Fráncfort. Creado en 2005 por la Asociación de Editores y Libreros Alemanes con la intención de incrementar el conocimiento internacional de la literatura en lengua alemana, pueden aspirar a él todas las obras de ficción escritas en alemán publicadas durante el año precedente. De los seis títulos ganadores, tres han sido ya traducidos al inglés: Arno Geiger con "We Are Doing Fine" (Ariadne Press 2010), Katharina Hacker con "The Have-Nots" (Europa Editions 2008) y Julia Franck con "The Blind Side of the Heart" (Harvill 2009).
 
A raíz del éxito del Premio Alemán del Libro, la Asociación de Editores y Libreros Suizos, junto con los organizadores de la Feria del Libro de Basilea, establecieron en 2008 el Premio Suizo del Libro ("Schweizer Buchpreis"), concedido anualmente a una obra narrativa o ensayística escrita en alemán por un autor suizo. En NBG han aparecido reseñados ganadores anteriores de ambos premios, alemán y suizo, mientras que la edición de nuestras "bodas de plata", correspondiente a la Primavera 2009, aportaba una entrevista con Rolf Lappert, ganador del primer Premio Suizo del Libro.
 
El Premio Literario de la Unión Europea, por su parte, dedica sus esfuerzos a examinar el amplio campo de la literatura contemporánea europea intentando destacar logros conseguidos en materia de ficción creativa y animar al público a apreciar la literatura procedente de más allá de sus fronteras nacionales. Es concedido a autores seleccionados de cada uno de los treinta y cinco países participantes en el Programa Cultural de la UE, que desde 2007 ha aportado también 8,5 millones de euros para financiar la traducción de 1.500 obras literarias.
 
Por último, desde su creación en 1956 el Premio Alemán de Literatura Juvenil ("Deutscher Jugendliteraturpreis") dio pie a una sólida tradición que honra la literatura para niños y adolescentes escrita tanto en Alemania como en el extranjero. Sus galardones abarcan cinco categorías: mejor libro ilustrado, mejor libro infantil, mejor libro para adolescentes, mejor libro de no ficción y el libro elegido por un jurado de adolescentes.
 
En 2010, la escritora suiza Melinda Nadj Abonji recibía los premios del libro Alemán y Suizo por su novela autobiográfica sobre una familia de inmigrantes residente en Suiza: "Tauben Fliegen Auf", o sea "Cuando las palomas echan a volar". Nadj Abonji, serbia de etnia húngara, reside en Suiza y tiene el alemán como segunda lengua. No solo es la primera vez que el Premio Alemán del Libro es concedido a un escritor cuya primera lengua no es el alemán, sino que tampoco había ido nunca antes a manos suizas.
 
Crónica de la familia Kocsis, la novela cuenta cómo Miklós y Rósza Kocsis abandonaron su hogar en la provincia serbia de Voivodina para emprender una nueva vida en Suiza. Allí trabajan sin descanso para conseguir establecerse y formar un hogar para sus dos hijas, Nomi e Ildikó. Tras una estancia con fines educativos en la granja de su abuela paterna, las niñas se reúnen con sus padres; gran parte de la novela describe los contrastes entre los queridos recuerdos de Voivodina que conserva Ildikó y sus experiencias en Suiza. La trabazón del relato la forman sus cautivadoras descripciones de los rituales de la vida cotidiana: las repetitivas tareas que implica sacar adelante el negocio familiar (el Café Mondial), los descansos para tomar café y fumar cigarrillos. Nadj Abonji levanta un acta magistral de las relaciones internas de la familia, con descripciones de las interacciones entre los personajes que resultan muy notables por la atención que prestan tanto a lo dicho como a lo que se queda sin decir.
 
En el mundillo literario alemán pocos habrían esperado que el Premio Alemán del Libro fuera para el sardónico libro de Nadj Abonji, pero los jurados quedaron impresionados por la sensibilidad con que enfoca en su novela la condición del inmigrante, o sea vivir en varios mundos sin que ello implique sentirse en casa en ninguno de ellos. El ritmo de la historia, en efecto, lo marcan episodios que muestran el pertinaz extrañamiento de los Kocsis respecto a sus dos comunidades, la serbia y la suiza. Una sensación de alienación que no hace más que intensificarse al estallar la guerra en Kosovo en 1998. La familia lucha por ganarse la aceptación de su ciudad adoptiva suiza, afanándose por demostrarse a sí mismos que merecen ser propietarios de su café. Pero sufren incontables pequeñas humillaciones que culminan en un terrible incidente en el que sale a la luz el conflicto entre las actitudes de los distintos miembros de la familia respecto a su condición de inmigrantes, y que precipita que Ildikó se marche del hogar familiar.
 
Mientras la inmigración sigue siendo un asunto polémico en muchos países europeos, el absorbente relato y la fina capacidad de observación con que Nadj Abonji nos muestra las experiencias de una familia nos permite comprender mejor la vida inmigrante a través de una elegante articulación literaria que ha cosechado para la autora el justo reconocimiento de dos premios nacionales.
 
Por su parte, también la novela de Iris Hanika "Das Eigentliche" ("Lo verdadero") aborda cuestiones de importancia transnacional al plantear cómo conocer las atrocidades del Holocausto puede afectar a quienes viven después. Ambientada en Berlín, la novela se centra en las dificultades específicas que experimentan los alemanes en su convivencia con la omnipresente percepción nacional de su culpabilidad histórica. La historia relata la amistad entre Hans Frambach y Graziela Schönbluhm, dos personas ya cerca ambas de sus cincuenta años que comparten una preocupación obsesiva con los crímenes del Nacionalsocialismo. Hanika trata el asunto con un enfoque reflexivo –derivado de su propia preocupación personal en torno al nazismo durante más de veinticinco años– que ha quedado reconocido con el Premio Literario de la Unión Europea de 2010. Hans, el protagonista de Hanika, trabaja de archivero en el "Instituto para la Gestión del Pasado", una organización imaginaria que tiene como objetivo liberar a los ciudadanos alemanes de la carga de asimilar el pasado nazi. Hans es profundamente infeliz, y odia su trabajo y a sus compañeros, pero encuentra consuelo en su relación con Graziela, que es profesora de música. La novela relata cómo la amistad entre ambos se altera desde que Graziela comienza una relación sexual con un hombre casado, lo cual se convierte en la principal preocupación de la mujer, reemplazando el Holocausto, y asimismo en el tema dominante en sus conversaciones con Hans.
 
Un libro de lectura muy agradable, lleno de apasionante dramatismo emocional, que afronta asuntos esenciales con una prosa precisa y ajustada. Asistimos en él así con inquietud a escenas escalofriantes en el Instituto, a una visita oficial a Auschwitz y a las interesantísimas discusiones entre Hans y Graziela sentados a la mesa de la cocina. Hans lucha por asimilar no sólo los crímenes nazis considerados en sí mismos, sino también cómo se va debilitando su sensación de terror y vergüenza en relación con ellos. En el transcurso de la novela, llegará a entender que tiene que hacerse responsable de su propia infelicidad y, antes que censurar por ello a personas del pasado, pasar a la acción para cambiar sus circunstancias personales. Hanika ha escrito una parábola para el siglo XXI que exige nuestra atención tanto por su prudente enfoque de un asunto tan arduo como por su conmovedor estilo literario.
 
Las novelas de Nadj Abonji y Hanika, así pues, levantan acta de los afanes diarios de personas normales. El interés de ambas autoras coincide con el del galardonado escritor británico Kazuo Ishiguro, quien en una reciente entrevista en el Observer caracterizaba la motivación de su obra de ficción en estos términos: «No me interesa en absoluto el valiente que lucha contra circunstancias adversas y aun así termina ganando. Me interesan los que aceptan lo que les ha tocado, que es lo que hace ahora mismo tanta gente en la vida real. Dar lo mejor de sí mismos en situaciones terribles.» Hay, sin embargo, quien opina lo contrario, como el ganador del Premio Alemán de Literatura Juvenil de 2010 en la categoría de no ficción. Christian Nürnberger, en efecto, se dirige a adolescentes para hablarles de la Alemania nazi en un cautivador libro que incluye doce ensayos biográficos sobre hombres y mujeres que tuvieron la valentía de oponer resistencia al nazismo. Personas extraordinarias que, en su gran parte, pagaron el precio supremo por su bravura, pues fueron ejecutadas.
 
En la introducción del libro, Nürnberger recapitula con mano experta el dilema moral planteado a la hora de tomar conocimiento del periodo nazi, para lo cual toma como referencia sus propias experiencias cuando de niño se hizo consciente de las atrocidades del Holocausto. Primero expone a sus jóvenes lectores el punto de vista de que han de estar agradecidos por haber nacido después de 1945, «pues nadie sabe cómo se habrían comportado en aquella época»; pero a continuación deja absolutamente clara la ardua verdad: los más no se habría comportado como las personas excepcionales de las que escribe, sino que habrían formado parte de la mayoría de gente normal que no opuso resistencia al nazismo.
 
El libro de Nürnberger está magistralmente escrito, con una prosa con mucho gancho y accesible que habla de tú a tú a los adolescentes sin el menor aire de condescendencia. Los capítulos sobre los distintos protagonistas se leen como un emocionante relato breve, en el que el autor ha sabido entretejer diestramente detalles personales que dan vida a las figuras descritas. Los pasajes en que el autor relata la aristocrática infancia de Claus von Stauffenberg, la emoción de Sophie Scholl ante la fiesta por su veintiún cumpleaños o los comienzos de Willy Brandt siendo hijo ilegítimo son páginas que interesarán por igual a lectores jóvenes y menos jóvenes. En un intento por entender cuál fue la fuente de su coraje, Nürnberger investiga las circunstancias históricas, sociales y psicológicas en que vivieron los personajes seleccionados, con lo que nos ofrece una reflexión sobre la naturaleza de la valentía.
 
En páginas, pues, llenas de reflexión y que también invitan a ella, Nadj Abonji, Hanika y Nürnberger nos hablan de la vida de personas reales o imaginarias, cuyas existencias arrojan nueva luz sobre la sociedad europea contemporánea y su proceso histórico de formación. Los tres libros estudian diferentes maneras de entender el conformismo social y las consecuencias de distintas formas de oponérsele. El reconocimiento recibido con sus respectivos premios asegura que los extraordinarios talentos de estos tres escritores harán disfrutar a un numeroso público de circunstancias vitales más ordinarias.
 
 
Por Sheridan Marshall,
trabajo complementario de documentación a cargo de
Vineeta Gupta y Steph Morris
Abstand
Loading
Abstand