Navigation Kopfzeile

NBG entrevista a Rolf Lappert,
ganador del Premio Suizo del Libro

Abstand
NBG: Señor Lappert, es usted el ganador del primer Premio Suizo del Libro. Antes que nada, nuestra más cordial enhorabuena. Y a continuación le preguntamos: ¿qué ha significado para usted ganar este premio?
 
Lappert: Un gran cambio. Llevo mucho tiempo apartado de la escena literaria, treinta años para ser exactos, por haber estado ocupado en otras cosas, como por ejemplo regentar un club de jazz. El premio ha contribuido enormemente a que mi novela reciba mucha atención. Ha sido un poco como decir: ¡Hola, he vuelto! También, el hecho de que este fuera el primer Premio Suizo del Libro significa para mí algo especial: ha sido, o parecía ser, casi un momento histórico.
 
NBG: En su discurso de agradecimiento, hizo notar que en la literatura, a diferencia de lo que sucede en el deporte, el éxito no es medible, y que siempre influyen los criterios subjetivos del jurado. ¿Cree usted, con todo, que los premios son importantes, o más bien es escéptico al respecto?
 
Lappert: En varias ocasiones he insistido en que considero muy importante el Premio Suizo del Libro. Gran Bretaña tiene el suyo, igual que Francia y Alemania. Habría sido una pena que Suiza hubiese seguido mucho más tiempo siendo distinta, sin nada comparable que ofrecer. Los premios como este pueden no ser siempre completamente justos e imparciales, pero así sucederá siempre en todos los casos en que lo que se juzga y se ofrece es arte.
 
NBG: ¿Qué consecuencias prácticas ha tenido la concesión del Premio del Libro Suizo? Por ejemplo, ¿han subido mucho las ventas de su novela "Nach Hause schwimmen" ("Nadar a casa") y de obras anteriores? ¿Recibe ahora más invitaciones?
 
Lappert: Gracias al Premio, el libro ha recibido mucha atención, y se ha mantenido muchas semanas en la lista de los más vendidos, lo cual, por supuesto, significa un efecto muy positivo sobre sus ventas. Mi próximo libro, una novela que se publicará en 2010, espero que se beneficie también del éxito de su antecesora. Otro efecto secundario positivo ha sido la edición en rústica de dos de mis novelas anteriores. Y sí, también recibo más solicitudes de lecturas públicas.
 
NBG: ¿Cómo hace usted para compaginar esto con la necesidad de tranquilidad, con la búsqueda de tiempo para trabajar en su nuevo libro, sin seguir viviendo en la estela de lo que ya es pasado?
 
Lappert: Sencillamente, para escribir me tomo el tiempo que necesito, lo demás no importa. Acabo de volver de Sudáfrica, donde he pasado tres meses en un albergue apartado trabajando en mi nuevo libro. Apenas me acuerdo ya de "Nach Hause schwimmen", sino que intento concentrarme por completo en mi próximo trabajo.
 
NBG: También reside usted en Irlanda: ¿qué le llevó hasta allí?
 
Lappert: Soy una amante de la naturaleza. Me gusta caminar, o montar en canoa en un lago solitario. Los irlandeses que he tratado hasta ahora son en su mayoría grandes personas muy cordiales que me lo pusieron fácil para sentirme en su isla cómodo y como en casa. Creo también que el hecho de que los artistas que viven de su trabajo apenas paguen impuestos sobre la renta dice mucho acerca de la mentalidad y la actitud nacional. ¿Sería concebible una exención fiscal así en Suiza? Lo dudo.
 
NBG: Da la impresión de que es usted una persona a la que le gusta viajar, capaz de sentirse en casa en una gran variedad de ambientes y lugares, algunos bastante remotos; una persona que lleva una vida casi nómada y que, sin embargo, se encuentra por lo que parece igual de cómoda a la hora de atender los compromisos de la vida pública. ¿Qué lugares han sido particularmente inspiradores para usted en los últimos tiempos? Por otra parte, ¿sentirá alguna vez el deseo de regresar a su "Heimat" en Suiza?
 
Lappert: En Sudáfrica me alojé en un lugar muy remoto, en medio de ninguna parte. Sería difícil encontrar en todo el mundo un sitio más tranquilo y sereno, un sitio más ideal que este para acomodarse y concentrarse en el propio trabajo. De todos los lugares que he visitado o en los que he residido, América e Irlanda han sido para mí la mayor fuente de inspiración en cuanto a las localizaciones y la ambientación de mis novelas. La primera vez que viajé por Irlanda, en 1999, supe al instante que más pronto o más tarde iba a terminar escribiendo sobre el país. Y respecto a Suiza, no tengo nostalgia de volver, aunque para mí siempre es un placer visitar mi país natal. Pero si no fuera por mi familia y mis amigos, a los que siempre tengo muchas ganas de ver en cuanto llevo algún tiempo en otra parte, volvería "a casa" con menos frecuencia.
 
NBG: Muchas gracias. Deseeamos poder leer muy pronto su nuevo libro y darle la bienvenida a nuestro "Heimat".
Abstand
Abstand

 

Abstand
Loading
Abstand