Navigation Kopfzeile

Ronja von Rönne

Ronja von Rönne: El auge de los «millennials» y el autor convertido en estrella del pop

Abstand
Por Theodora Danek
 
Ronja von Rönne Foto: Carolin Saage
Von Rönne logró fama instantánea usando un método bien ensayado y probado: el escándalo.
 
La joven escritora no ha dejado de bloguear desde 2012, cuando el periódico alemán Die Welt la contrató como columnista. Su blog "Sudelheft" es similar a muchos otros: escenas de la vida, Berlín, la escritura, la sociedad, todo ello ilustrado con (auto)retratos. Los artículos de Von Rönne para Die Welt tampoco difieren mucho de sus entradas de blog. Pero tiene una voz muy marcada que da carácter a todo lo que escribe. Su marca de fábrica son las observaciones sardónicas e ingeniosas, que atraen a un amplio público, en un proceso impulsado también por la actividad de la autora en las redes sociales.

En aquel abril de 2015, von Rönne publicó un artículo titulado «Por qué me disgusta el feminismo siendo mujer», y entonces ardió Troya. «No soy feminista, soy egotista», alegaba insistiendo en la idea, esencialmente conservadora, de que el éxito es asunto del individuo. De manera previsible, el artículo no sentó bien entre el mundillo de los intelectuales alemanes, a quienes les pareció una reflexión que sonaba como si una veinteañera extravagante hubiese absorbido la ideología de un cascarrabias de mediana edad. Recibió ataques en las redes sociales; dejó su blog off line temporalmente y planteó la acusación de que con aquella atención crítica se la estaba atacando por la espalda. Los columnistas dedicaron al asunto miles de palabras. Una organización femenina asociada con el partido ultraderechista NPD (Nationaldemokratische Partei Deutschlands) recomendó el artículo, lo cual añadió combustible al debate. De repente, todo el mundo hablaba de von Rönne. Le llegó entonces justo a tiempo la invitación para participar en el prestigioso Premio Ingeborg Bachmann de Klagenfurt, un certamen en que los jóvenes escritores realizan lecturas públicas y que von Rönne describió como «los Juegos del Hambre del mundo literario». Se completó así su transformación de bloguera en «enfant terrible» de los suplementos culturales alemanes.

«Enfant» es aquí la palabra acertada: von Rönne no deja pasar ni un solo artículo sin mencionar su edad (nació en 1992). Su edad, ser mujer y haber trabajado de modelo en alguna ocasión son los prismas a través de los que se la percibe. Hace poco, otro escritor la llamó en privado «Tussi» (una barbie) tratando de concretar qué es lo que no les gusta de ella. Y ¿dónde queda la escritura en todo esto? Al fin y al cabo, von Rönne es tres cosas: bloguera, periodista y escritora que publicó en marzo su primera novela, "Wir kommen" ("Estamos llegando"). Sin embargo, su persona parece dominar en tal medida la atención pública que se le dispensa, que hace que su ocupación parezca anecdótica.

Ronja von Rönne: Wir kommen (Aufbau Verlag, 2016)
El hecho es que von Rönne y la protagonista de su debut novelístico son la más reciente reencarnación de una tribu favorita de la literatura: gente joven, hastiada y sarcástica, que ponen un espejo delante de la sociedad. "Wir kommen" trata sobre gente que lo tiene todo y nada; gente con seguridad económica, buena educación y muchos amigos, pero aun así profundamente desgraciados; gente que llevan una vida sin riesgos y estable, pero que sienten orgullo de sus opiniones izquierdistas; gente tan cómoda, que su infelicidad resulta muy difícil de entender. Una generación a la que, desde París a Berlín, se le da el nombre de los «bobos», o burgueses bohemios.

Von Rönne es una observadora sagaz del medio social en que ella misma vive. Sus personajes comen comida orgánica, votan a los mismos partidos y trabajan en diseño gráfico, o como nutricionistas o son personalidades televisivas. Rechazan los modelos tradicionales de pareja y sufren ataques de pánico, depresión y trastornos alimenticios. La trama, incidental, busca la provocación amable: ¿habrá poliamor, asesinato, suicidio...? Claro que sí.

Von Rönne ha escrito un libro de intención satírica, pero que al mismo tiempo va dirigido a un estrato social muy específico. Al leerlo se tiene la impresión de que es un concentrado de todos los rasgos exasperantes de la autora y sus coetáneos: una mezcla perfecta hecha de ensimismamiento, vanidad y ansiedad, un libro sobre la «Wohlstandsverwahrlosung», una generación que ha crecido teniéndolo todo a excepción de un propósito vital.

Y von Rönne además es autorreferencial en todo momento y sin concesiones. La protagonista de la novela es la misma que la del blog, y a su vez cabe suponer que se acerca a la Ronja von Rönne real. Es la escritora de la época de las redes sociales y #selfiecare: relata en Die Welt la experiencia de dirigirse a Klagenfurt para participar en el Premio Ingeborg Bachmann conduciendo un pequeño deportivo. Es una escritora que no vacila en ponerse a sí misma en primer plano, para quien nunca ha existido la separación entre las personas pública y privada, cuyo libro parece un grandes éxitos de su blog con algo de trama añadida, a la vez emocionante y exasperante. Es una escritora cuyo concepto de sí misma está tan entrelazado con su obra, que resulta imposible acercarse a esta obra con imparcialidad por mucho que se intente.

En agosto de 2015, meses después de la trifulca sobre el feminismo, meses después de su actuación en el Premio Ingeborg Bachmann, von Rönne aparecía en un vídeo musical de un grupo que, como ella misma, despierta división de opiniones. Wanda hacen una música que puede ser irónica o no y puede ser buena o no, pero que, sin ninguna duda, es muy popular. En el vídeo, von Rönne aparece primero durmiendo en la cama, y después fumando con gusto un cigarrillo. Por último, vemos sus piernas desnudas sumergidas en una piscina, mientras se le acerca el cantante. El autor aquí ¿es una estrella del pop? El autor aquí ¿es un «sex symbol»? ¿O el autor no es más que un receptáculo pasivo que acoge cuanto se proyecte sobre él? No lo sabemos. El videoclip cierra el círculo: Ronja von Rönne es, en primer lugar, una personalidad; en segundo, una escritora; pero también, y por encima de todo, una joven de la generación del 2.000 que representa a su generación no solamente por lo que escribe.


«Wir kommen» apareció en marzo, publicado por la editorial Aufbau Verlag.
 
 
 

 
Theodora Danek
vive entre el Reino Unido y Viena. Fue Gestora de Programación en el Foro Cultural Austriaco en Londres, donde organizó eventos literarios al tiempo que también se encargaba de un club de lectura en el Goethe-Institut de la ciudad. Estará trabajando como asesora editorial en la edición 40 de New Books in German.
 
Abstand
Loading
Abstand