Navigation Kopfzeile

Feridun Zaimoglu:
un artista de las palabras

Abstand
Siebentürmeviertel,
Kiepenheuer & Witsch, agosto 2015, 800 págs.
ISBN: 978 3 462 04764 6
Autor&Derechos


Controvertido, provocador y fascinante, Feridun Zaimoglu es un escritor, autor dramático y artista que lleva desafiando a los públicos alemanes desde que apareció en escena en 1995 con su primera obra, "Kanak Sprak". Nacido en Bolu (Turquía), criado en Berlín y Múnich, residente ya desde hace muchos años en Kiel, Zaimoglu disfruta del justificado renombre de ser «uno de los autores contemporáneos alemanes más importantes» (Spiegel).

En "Kanak Sprak", Zaimoglu se presenta en forma de entrevistador y nos ofrece los textos de sus entrevistas en restallantes explosiones de un idioma estilizado sin imitación posible que mezcla rap, jerga callejera turco-germana y el dialecto de Kiel (para imaginar «cómo suena», el lector inglés puede pensar en "Londonstani" de Gautam Malkani). Zaimoglu siguió acaparando la atención del público con una serie de explosivas apariciones en programas televisivos de entrevistas en las que reivindicaba el término «Kanake» (hasta entonces un insulto racista), desenmascaraba a personajes públicos aparentemente progresistas y se revelaba como contundente «enfant terrible» (a la vez que autor de culto).

Desde entonces, Zaimoglu ha seguido publicando con ritmo prolífico e impresionante variedad temática. Los diecisiete libros que ha publicado hasta la fecha incluyen una revisión en estilo de «romanticismo kanak» del Werther de Goethe (la novela epistolar "Liebesmale, scharlachrot" –"Incendios amorosos, en rojo escarlata", 2000–), una novela «supereuropea» con ambientaciones múltiples y personajes que son «soñadores y pruebas vivientes de algún delito» ("Hinterland", 2009) y "Ru3" (2011), una trama épica de la cuenca del Ruhr que transcurre en un maltratado entorno industrial. En muy amplia medida, la obra de Zaimoglu se distingue por su lenguaje vital y vibrante, que utiliza para criticar lúcidamente la deriva romántica de los marginales que las protagonizan. En su labor dramatúrgica colabora con Günter Senkel, para crear obras nuevas tales como "Schwarze Jungfrauen" ("Vírgenes negras", 2006), un montaje de monólogos de jóvenes alemanas musulmanas hablando a tumba abierta, y también para dar nueva forma y actualizar clásicos como el Otelo de Shakespeare (2003). En cuanto a su labor gráfica, exhibió en Lütjenburg en 2013 su primera exposición amplia de obra exclusivamente propia, al mismo tiempo que se publicaba su novela ilustrada "Der Mietmaler" ("Pintor en alquiler").

Zaimoglu nunca ha llegado a desaparecer del foco de la atención pública, lo que quizá se explique por el discurso y el personaje que creó al principio, por su compromiso personal para llevar la literatura más allá de las «clases medias» y, recientemente, por sumarse al grupo de los «musulmanes seculares». Pero, por encima de todo, Zaimoglu es el paradigma –convertido en realidad– del escritor que trabaja con máquina de escribir y corrige las páginas a mano, además de ser famoso por sus emocionantes lecturas públicas tal como se reconoció al concederle el Premio del Jurado del Premio Ingeborg Bachmann (2003) y el Premio de las Casas de Literatura de 2012.

"Leyla" (2006) fue el libro con el que Zaimoglu llegó por fin al gran público: se trata de su primera obra centrada en Turquía y, en sus propias palabras, «la historia de una sencilla mujer del pueblo». Sin abandonar en medida alguna la fidelidad a su lenguaje, al «sonido» y a su prosa enérgica y, a menudo, visceral, la novela, sin embargo, le granjeó esta vez una base de seguidores más amplia, a los que convenció «la menos rabiosa» de sus narraciones (Spiegel). Reseñada con entusiasmo por doquier, "Leyla" muestra el talento de Zaimoglu para transmutarse en sus personajes, en este caso adoptando el habla de la turca protagonista desde su niñez en un pueblo de la Anatolia en la década de 1950, hasta que se convierte en una mujer en la veintena a la que vemos bajarse del tren en Múnich. La novela ha vendido 100.000 ejemplares y se ha traducido a ocho idiomas. Tras las frases iniciales: «Esta es una historia de tiempos antiguos. Pero no es una historia antigua», Leyla pone en práctica la tranquilidad de espíritu y la resistencia frente a la adversidad que la distinguen para examinar con ojo crítico, aunque se trate de una crítica sutil, el mundo autoritario en que vive. «Vengo de una familia de mujeres fuertes», dice Zaimoglu basándose aquí en transcripciones meticulosas de la narración oral de su vida hecha por su madre. La novela, que básicamente se mueve siempre en el mismo plano que Leyla, sabe esquivar el sentimentalismo y lo edificante, pintándonos a cambio unos personajes en tonos resueltamente grises (el padre y el marido en particular) y una vida cotidiana bella en sus detalles, pero en la que al mismo tiempo bulle un fondo violento y, en definitiva, el típico sueño pueblerino de una vida mejor, que Leyla alcanza de manera bastante literal al terminar la novela: «Acariciaré al lobo, y quizá no se revuelva para morderme la mano.»

Este otoño se editará la nueva novela de Zaimoglu, "Siebenturmeviertel" ("El barrio de Siete Torres"), en la que el autor regresa de nuevo a Turquía, esta vez a un empobrecido distrito de Estambul en los años 30 y 40 del siglo XX y a través de un personaje masculino: un joven llamado (otra vez) Wolf, conocido por los provocativos apodos de «el Ario» o «el hijo de Hitler». Wolf llega a la región tras haber huido de la Alemania nazi junto con su padre, Franz, un maestro de escuela disidente. Pero la guerra allí es casi un «no-acontecimiento», y así este alemán «de raza» sirve para encarnar literariamente los años jóvenes del padre del propio Zaimoglu, un chaval de Siete Torres duro y fiel que más tarde vagaría por la noche de Estambul centro y su reverso escondido, además de mostrar cierta inclinación a la poesía revolucionaria. Los títulos de los capítulos, que utilizan los noventa y nueve nombres de Dios, parecen estar comentando irónicamente el contenido narrativo, casi siempre de naturaleza muy visual; así sucede en especial en el vigoroso y dramático relato de venganza en que intervienen los rivales chechenos, donde «El Misericordioso» ve una cabeza de cuervo arrancada, o en el último capítulo, «El Paciente», memorable descripción de un cadáver.

Como destacó el influente crítico Volker Weidermann en su reseña de "Leyla": «Si Zaimoglu no existiese, él mismo habría tenido que inventarse.» Ya ha llegado el momento de que consiga también lectores angloparlantes.


Por Kate Roy
Kate Roy da clase de Literatura Alemana y Estudios Culturales Comparados en la Universidad Franklin de Suiza, y es Investigadora Honorífica en la Universidad de Leeds.


"Siebentürmeviertel", última novela de Zaimoglu, ha sido nominada para el Premio Alemán del Libro 2015.
#
Abstand

Autor

Abstand
Para leer en inglés una información muy accesible sobre Zaimoglu y su obra, véase el excelente volumen editado por Tom Cheesman y Karin E. Yesilada: "Feridun Zaimoglu" (2012), que incluye también entrevistas y extractos de obras de Zaimoglu traducidos al inglés. Para leer en inglés muestras más amplias de su obra, véase "Artist for Rent", traducido por Steph Morris (no man's land nº 9, 2014) y "Selections from Koppstoff", traducido por Kristin Dickinson, Robin Ellis y Priscilla Layne (Transit, 4.1; 2008).
Abstand

Derechos

Abstand
Solicitud de ayuda para los costes de traducción – Alemania

Derechos de traducción disponibles en:
Verlag Kiepenheuer & Witsch
Contacto: Iris Brandt
Tel.: +49 221 376850

La última novela de Zaimoglu, "Siebentürmeviertel" (2015), se beneficia de la garantía de financiación de NBG. En la web de NBG puede consultarse nuestra encendida reseña de Leyla (2006), además de una selección traducida.
Abstand
Loading
Abstand