Navigation Kopfzeile

Casi genial

Abstand
© Roger Eberhard
Con tres novelas de éxito comercial en su cuenta, Benedict Wells es un destacado representante de la nueva cosecha de jóvenes escritores alemanes con la capacidad de capturar el espíritu de su generación. Anne Boden ha conversado con el autor sobre su obra y el lugar que ocupa en ella Berlín.
 
A los diecinueve años de edad llegó usted a Berlín para probar suerte como escritor, y allí escribió sus tres primeras novelas. ¿Cómo ha marcado Berlín su literatura?
Llegar tan joven a la ciudad, dejando todo lo demás detrás, me dio una sensación genuina de libertad. Conscientemente decidí no ir a la universidad, sino empezar a escribir. Los dos primeros años en Berlín fueron particularmente importantes. Vivía en un apartamento de mala muerte, con la ducha en la cocina, tenía varios trabajos a tiempo parcial durante el día y escribía de noche. Me sentía un poco solo, pero me sentía estupendamente haciendo algo que adoro como es contar historias.
 
Para Jesper Lier, el antihéroe de su novela "Lunático", Berlín es un sitio inmisericorde e hipócrita. ¿Era esa también la impresión que usted tenía de la ciudad?
No, no era así. Berlín tiene de hecho una cara oscura, que es la que yo quería mostrar en "Lunático", pero personalmente en realidad me gusta Berlín. Nadie tiene dinero, pero parece que todos se dedican a cosas creativas. ¡Es contagioso!
 
¿Por qué se decidió a marcharse de Berlín después de tantos años?
Después de seis años sencillamente quería un cambio, una oportunidad para aprender otro idioma y conocer de primera mano otra cultura. Y si Berlín tiene algo que no puedo sobrellevar, son esos inviernos tan sumamente fríos y depresivos. En Barcelona casi siempre hace sol y calor, además de que tienes playa y el mar para navegar. Así que me dije: allá voy, y me mude aquí. Siendo escritor puede que nunca te hagas rico, ¡pero por lo menos puedes elegir dónde venir a menos!
 
En "Casi genial", una novela en la que el protagonista, Francis Dean, hace una arriesgadísima apuesta sobre su futuro, se diría que la elección de ambientarla en Las Vegas es un particular acierto. ¿Qué importancia tiene para usted como escritor la relación entre personaje y lugar?
En mis primeros tres libros, la ambientación era tan importante que no tuve que pensármela dos veces. La acción tenía que desarrollarse justo en esos lugares. Pero optar por Las Vegas sí fue una decisión consciente. Las apuestas son una metáfora de las oportunidades, tema importantísimo en el libro. El futuro de Francis está balanceándose ahí en lo alto, su vida puede caer a un lado o a otro, como quien juega a la ruleta rusa.
 
Muchos de los personajes de sus novelas llevan una existencia hundida por la muerte o la ausencia de un progenitor. ¿Qué es lo que le lleva a crear caracteres así, aislados de sus orígenes?
Creo que los golpes que la gente sufre en la vida son un factor importante en su evolución. En mi infancia sin ir más lejos las cosas no siempre marcharon sin complicaciones. Sé por experiencia lo que supone que uno de tus padres no esté, cómo eso te cambia. También, el sufrimiento provoca empatía. Es difícil narrar sobre un personaje que tenga todo bajo control. Sucede así incluso con personajes de tebeo: Spiderman y Batman resultan muchísimo más interesantes que el impoluto Superman.
 
Su obra escrita parece influenciada por la literatura angloamericana. ¿Hay en ella de hecho escritores que usted admire en particular?
Con quince años leí Hotel New Hampshire, la novela de John Irving, y mi pasmo fue tal que en ese mismo momento decidí ser escritor. Pero también adoro la obra de Ishiguro, Hornby, Salinger, Hemingway, Goebel, Fitzgerald y Twain.
 
Ahora mismo está trabajando en una nueva novela. ¿De qué trata?
Trata de tres hermanos, niños que viven protegidos una infancia feliz hasta que pierden a sus padres en un accidente. La novela describe cómo los cambia esta tragedia, cómo se enfrentan a ella y cómo siguen bajo su influencia de mayores cuando tienen ya sus propios niños. Así que, de nuevo, se trata de los giros trágicos que puede dar la vida y de las secuelas que dejan. Pero, por encima de todo, es una historia de amor. En los próximos dos o tres años voy a poner en este libro todas mis fuerzas.
 
 
Anne Boden
es traductora freelance; reside en Berlín.
Abstand
Abstand

 
 
Becks letzter Sommer
("El último verano de Beck") (2008)
Robert Beck es un profesor de música a punto de cumplir los cuarenta; el entusiasmo inicial por su trabajo se ha ido agotando al mismo tiempo que sus aspiraciones como compositor de canciones. Pero la situación cambia cuando descubre que su introvertido alumno lituano Rauli Kantas es un guitarrista extraordinaro. Beck, cumpliendo a través del joven sus propias ambiciones musicales, decide que su misión es guiarle hasta el éxito internacional. Pero su protegido actúa como catalizador en la vida afectiva del profesor. Así, empieza a tomarse más interés por su único amigo, Charlie, un afro-alemán malhablado que sufre un severo ataque hipocondríaco. Charlie persuade a Beck para que le lleve en coche desde Múnich a Estambul a visitar a su madre agonizante, y los dos parten con Rauli de remolque. Según vayan haciendo camino por el sureste europeo quedará claro que para los tres va a ser un viaje de descubrimiento de sí mismos que marcará el curso de sus vidas en el futuro.
 
Spinner
("Lunático") (2009)
El lunático de la segunda novela es Jesper Lier, un aspirante a escritor que vive en Berlín, a quien, en sus momentos de lucidez, no se le escapa lo apropiado de su apodo. En la ciudad llena de hipocresía en que vive, depende de la mentira y el fingimiento para apuntalar su propia identidad. Miente a su madre diciéndole que tiene novia, y miente a la atractiva Miri cuando la conoce diciéndole que estudia en la universidad. Y, por un momento, también logra convencerse a sí mismo y a otras personas de que está escribiendo una novela, aunque en realidad su obra magna es una historia legendaria de más de 1.200 páginas completamente inconexas sin perspectiva de encontrar editor ni de terminarse alguna vez. Llega entonces la hora de la verdad en forma de dos amigos que aparecen de improviso y trastocan durante una semana su vida en Berlín. Lier no tendrá más remedio que despedirse de sus ilusiones y reconsiderar su pasado, tras de lo cual podrá hacer las paces consigo mismo y marchar hacia adelante por fin.
 
Fast Genial
("Casi genial") (2011)
La vida no le ha repartido buenas cartas a Francis Dean. A sus diecisiete años de edad, vive con su madre, propensa a las crisis nerviosas, en un aparcamiento de caravanas en Nueva Jersey, y desde allí contempla el futuro con una mezcla de pavor y resignación. Pero Francis tiene además problemas con su pasado, en particular por puntos oscuros relacionados con un padre a quien no conoció. Cuando el asunto parece aclarado gracias a la carta que escribió la madre de Francis antes de intentar suicidarse, la vida de repente le sonríe al joven con promesas de mejora. Según refiere la carta, Francis es el resultado de un descabellado experimento genético en el que las mujeres elegidas fueron inseminadas con el esperma de varones de gran inteligencia. La brillante narración de Wells encamina ahora a Francis rumbo a Los Ángeles en busca de su «genial» padre. Pero el progenitor al que sigue la pista resulta muy distinto de lo que había imaginado. En la apasionante conclusión, Francis hace una apuesta que pone en juego su propio futuro para averiguar por fin quién es el responsable de su dotación genética.
Abstand
Loading
Abstand