Navigation Kopfzeile

El Literaturwerkstatt de Berlín

La bloguera literaria y traductora Katy Derbyshire presenta a los lectores el «Literaturwerkstatt» de Berlín

Abstand
Imagínense un espacio dedicado a promover la literatura. Y no cualquier literatura, además, sino la de escritores emergentes nacionales o extranjeros, y en particular poetas. Imagínense un equipo de ocho personas implicadas personalmente que trabajan en proyectos literarios de todo clase, desde poemas que caen llovidos del cielo hasta un prestigioso concurso de nuevos talentos para escritores jóvenes. Ahora metan ese espacio y esa gente dentro de una antigua gran fábrica cervecera en ladrillo rojo en el barrio berlinés de Prenzlauer ... y el resultado que obtenemos se llama Literaturwerkstatt Berlin.
 
© gezett
Performance representada por Reflexus (Barcelona)
 
Los orígenes del taller literario se remontan al movimiento por los derechos civiles en las postrimerías de la RDA: activistas del mismo ocuparon el club social de la asociación de escritores de Alemania Oriental, un hotel en las inmediaciones de Pankow. En 2004 la experiencia se trasladó a un coqueto rincón de la Kulturbrauerei, que es donde hoy se congregan los fans literarios codo con codo con danzantes de salsa, público de conciertos y cinéfilos. Aunque ya se haya institucionalizado, el Literaturwerkstatt no ha traicionado sus raíces, de modo que no es una entidad que se centre en los nombres célebres. Allí es tan probable que podamos encontrar a jóvenes poetas croatas leyendo en alguno de las frecuentes veladas de la casa como contemplar a pesos pesados de la novela alemana. Y esta combinación es lo que le da luz propia en una ciudad en la que se presenta y representa en directo la literatura en varios escenarios diferentes todas las noches de la semana.
 
Pero no hablamos únicamente del tipo de lecturas públicas tradicional en el mundo literario alemán. La misión del Literaturwerkstatt incluye promover la poesía en conjunción con otras artes y medios de comunicación, lo cual es una intención muy innovadora y pionera. La entidad da albergue, por ejemplo, a la que debe de ser con toda seguridad la colección online de poemas de todos los países más impresionante del mundo: lyrikline.org, que en la actualidad presenta 7.234 poemas escritos por 798 poetas en cincuenta y seis idiomas maternos, a los que se añaden 9.658 a cincuenta y cinco lenguas. Entre las incorporaciones recientes pueden leerse obras en árabe, alemán e inglés del poeta bareiní Ali Al Jalawi, y a Tomas Tranströmer en sueco, macedonio, alemán y esloveno, o al palestino Hind Shoufani traducido del original al inglés y al alemán por la premiada poetisa alemana Monika Rinck ..., y ello completado con archivos sonoros grabados con la voz de los poetas mismos. ¡Los traductores de poesía sentirán que se les para el corazón cuando se enteren de que lyrikline incluso paga tarifas de traducción dignas!
 
© Jan Groh © gezett
Katy Derbyshire, el escritor Tilman Rammstedt y el crítico Hubert Winkels  El poeta beat John Giorno en el Festival ZEBRA de Cine Poético


Otro proyecto mixto es el festival bienal ZEBRA de cine poético. A lo largo de cuatro días, el festival se convierte en un concurso de cortometrajes basados en poemas. Aunque lleva siendo inspiración para diversos imitadores desde que arrancó en 2002, la bienal sigue siendo hoy la plataforma viva más longeva y más importante en el campo del cine sobre poesía. Su última edición en 2010 recibió más de 900 títulos enviados desde setenta y un países distintos, de los cuales veintiséis fueron seleccionados para el certamen principal. Y en septiembre de 2012 veremos además nuevos premios al mejor debut, la mejor película en pro de la tolerancia y la mejor representación filmada de poesía.
 
Sin embargo, la fórmula más irresistible inventada en el Literaturwerkstatt es el Open Mike. Desde sus comienzos en 1993, este concurso para nuevos talentos literarios se ha convertido en un verdadero trampolín para la carrera de los escritores jóvenes. Un grupo de editores profesionales se encarga de cribar centenares de solicitudes hasta seleccionar veintidós finalistas, cuya edad ha de ser menor de treinta y cinco años. A continuación, los elegidos tendrán quince minutos cada uno para leer textos suyos ante la audiencia y el jurado literario. Pese a tener cabida para cien personas, el Literaturwerkstatt se ve obligado entonces a trasladarse a los locales del cercano Wabe por un fin de semana, tal es la desaforada multitud que arrastra el evento: agentes, editores, críticos, escritores, amistades de los participantes y fanáticos de la literatura joven, todos ellos congregados durante dos días enteros para chismorrear, criticar, hacer proselitismo y –de hecho así es– escuchar a los lectores en la atmósfera ligeramente ruinosa de la desvanecida gloria de la Alemania Oriental. Pero el evento no llevaría la marca Literaturwerkstatt si no apareciese en él por un algún lado la democracia de base, representada aquí por el jurado de la audiencia: un grupo de simples mortales, seleccionado por el periódico taz, que conceden su propio premio. La autora de estas líneas tuvo en una ocasión el placer de formar parte del jurado, y sin duda fue una experiencia de esas que solo se tienen una vez en la vida y que me hizo comprender hasta qué punto es absolutamente agotador debatir cuestiones literarias por espacio de dos días justos. Y también qué gratificante.
 
Los ganadores tienen bastante garantizada la firma de un contrato editorial, si es que no lo han conseguido ya habiendo sido seleccionados en primer lugar. Sigue entonces una breve gira por Alemania y Austria, que es todo un gran golpe para escritores recién salidos del cascarón. El Open Mike supone un enorme empujón incluso para quienes no logran ningún premio. Para muchos de los participantes es la primera vez que suben a un escenario a leer, lo cual supone sin duda un intenso desgaste nervioso en frente de una audiencia tan nutrida. Y además el evento va acompañado de seminarios y talleres con escritores y editores experimentados en los que se desarrolla una estrecha cooperación para entender los textos.
 
Tilman Rammstedt, de treinta y seis años, ganó el Open Mike de 2001, tras de lo cual publicó una colección de relatos breves y dos novelas y ganó también, en 2008, el prestigioso Premio Ingeborg Bachmann. El año pasado estuvo en el jurado del concurso. Según refirió a NBG: «El Open Mike es la gran ocasión para perder la virginidad en el negocio de la literatura en Alemania. Para mí también fue como tener relaciones sexuales por primera vez: estaba nervioso, sin saber por dónde me andaba; no fue lo que puede llamarse divertido, pero a pesar de ello lo recuerdo con mucha gratitud y una sonrisa nostálgica, porque fue el principio de algo decisivo para mí. Y, a diferencia de lo que suele suceder con las personas con las que perdemos la virginidad, el Open Mike conserva su poder de convocatoria sobre ti aunque hayan pasado años.»
 
Como cualquier intento medianamente serio de promover la adición a la literatura, el Literaturwerkstatt se afana por «atraparlos de jóvenes». Así, los que no sean todavía lo bastante mayores para el Open Mike pueden tomar parte en el proyecto Poesie verbindet enviando sus poemas favoritos acompañados de un breve escrito donde expliquen por qué les gustan. Los ganadores son invitados a Berlín para hacer un cortometraje, ser presentados públicamente en una gala en junio y aparecer en la televisión polaca. El festival ZEBRA tiene también sección propia para películas infantiles y juveniles, que, como manda la mejor tradición Literaturwerkstatt, serán valoradas por un jurado júnior. Por último, el festival anual de poesía (que lleva el encantador nombre de Poesiefestival) lleva a los poetas a los centros escolares del mismo modo que convoca a los adultos a acudir a la celebración en su local propio.
 
© gezett © gezett
Artistas grafiteros en acción dentro
del Poesiefestival Berlin
Las poetisas Yoko Tawada y Aki Takase en el Literaturwerkstatt


El Literaturwerkstatt tiene, también, una dimensión internacional, en la que exhibe literatura de todas partes del mundo. Uno de los proyectos al respecto es la serie de eventos Europa literarisch, que presenta a escritores de lugares tan remotos como Malta o Lituania, que de otra manera poca oportunidad tendrían de encontrar audiencia en Berlín. El último Poesiefestival cedió la palabra a poetas y raperos de las revoluciones árabes. Y en este mes de febrero pasado se celebraron las jornadas de literatura irlandesa Tage der irischen Literatur, en las que se dejaron caer escritores como Keith Ridgway y Claire Keegan para dar a los alemanes una prueba de qué se escribe en Irlanda bastante más actualizada que los clásicos que le son familiares a la mayoría de ellos. El Literaturwerkstatt trabaja en colaboración con embajadas, asociaciones culturales, editoriales, fundaciones y algún patrocinador privado ocasional para complementar su propio presupuesto, y en este caso el puesto correspondió a las destilerías de whiskey Tullamore Dew.
 
Y aún nos queda el proyecto de traducción VERSschmuggel. Todos los años, durante el Poesiefestival se reúnen poetas alemanes con poetas de otras lenguas y regiones: ha habido polacos, árabes, portugueses, canadienses de Quebec, irlandeses, españoles y franceses. La idea es traducir recíprocamente poemas de otro basándose para ello en traducciones interlineales; con los resultados se han publicado ya siete antologías. Pero, como los lectores sabrán, el proceso de la traducción puede ser muy fructífero más allá de traer al mundo un manojo de nuevas versiones, pues los poetas pueden extraer beneficios extraordinarios del estímulo creativo y la inusual inspiración que aporta traducir obras procedentes de un contexto cultural distinto al propio.
 
En el verano de 2010, el Literaturwerkstatt colaboró con el colectivo de artistas chilenos Casagrande en su espectacular proyecto Lluvia de Poemas. Coincidiendo con el doscientos aniversario de la independencia de Chile, un helicóptero fletado por el proyecto bombardeó con 100.000 poemas la céntrica plaza berlinesa Lustgarten. Durante media hora llovieron literalmente del cielo poemas de ochenta autores alemanes y chilenos impresos en separadores de libros, mientras artistas latinoamericanos representaban performances. La idea era pronunciar una declaración antibélica y reconciliadora haciendo la poesía accesible a las masas y resaltando su perfil. Ya se habían realizado bombardeos similares en Santiago de Chile (2001), Dubrovnik (2002), Guernica (2004) y Varsovia (2009), mientras que los londinenses tendrán la oportunidad de compartir esta experiencia el próximo verano.
 
A fin de cuentas, se trataba de una producción con el sello típico Literaturwerkstatt: una idea alocada con una vena de megalomanía infantiloide, su poquito de política, la actitud de ignorar por completo límites nacionales y lingüísticos, una buena porción de humor y, por supuesto, una dosis enorme de buena literatura. Ojalá todas las ciudades tuvieran su propio Literaturwerkstatt.
 
© gezett
Arnaldo Antunes en Weltklang – Nacht der Poesie
 

 
Ganadores del Open Mike que quizá resulten conocidos
 
El certamen literario para nuevos talentos Literaturwerkstatt es una plataforma de lanzamiento de nuevos escritores.
Entre los ganadores de anteriores ediciones se encuentran:
  • Karen Duve (1994) La novela de la lluvia
    (edición inglesa en Bloomsbury en traducción de Anthea Bell)
  • Julia Franck (1995) La mujer del mediodía
    (edición inglesa en Harvill Secker en traducción de Anthea Bell)
  • Terézia Mora (1997) Todos los días
    (edición inglesa en HarperCollins en traducción de Michael Henry Heim)
  • Zsuza Bank (2000) El nadador
    (edición inglesa en Harcourt en traducción de Margot Bettauer Dembo)
  • Tilman Rammstedt (2001) Un cuento chino
    (próximamente en Seagull Books en traducción de Katy Derbyshire)
  • Judith Zander (2007) Dinge, die wir heute sagten
    (sobre las traducciones de su poesía por Bradley Schmidt véase NBG Otoño 2011)
  • Matthias Senkel (2009) Frühe Vögel, debut novelístico de Senkel, aparece reseñado en NBG
 

Abstand
Abstand
Katy Derbyshire
es traductora y bloggera con residencia en Berlín:
lovegermanbooks.blogspot.com
Abstand
Loading
Abstand