Calidad, diversidad y un potencial infraexplotado: el «Krimi» alemán actual

Abstand
Por Katharina Hall



El «Krimi» –la ficción policiaca escrita en Alemania, Austria y Suiza– tiene tras de sí una historia larga y rica que se remonta a Adolph Miillner y su obra "Der Kaliber" ("El calibre"), que en 1828 anticipó en más de diez años los Crímenes de la calle Morgue de Edgar Allan Poe. En particular, la segunda mitad del siglo XX trajo consigo una fascinante serie de novelas y personajes policiacos en alemán, desde Friedrich Dürrenmatt y las cuitas existenciales de sus investigadores suizos en la década de 1950 ("Das Versprechen" / "La promesa"), hasta Jakob Arjouni y su pionero inspector turco-germano en los 80 ("Happy Birthday, Türke!" / "Happy birthday, turco") o, en los 90, Ingrid Noll y sus asesinas alemanas de las zonas residenciales ("Die Apothekerin" / "La farmacéutica"). La ficción policiaca contemporánea proveniente del mundo germanoparlante conserva este mismo vigor, con textos que van estando cada vez más accesibles en lengua inglesa desde que los editores empezaron a aprovechar este recurso infrautilizado.

Desde la caída del Muro de Berlín en 1989, que dio pie a reexaminar el turbulento siglo XX alemán, se produjo un florecimiento de la ficción policiaca histórica en el ámbito germanoparlante. La serie de Volker Kutscher sobre Gereon Rath (desde 2007), que narra las peripecias del inspector desde el Berlín de Weimar en 1929 hasta la subida al poder de los nazis en 1933, utiliza el género policiaco para hacer una crónica que disecciona la historia alemana del crucial periodo de entreguerras (Sandstone Press publicará pronto en inglés la primera obra del ciclo, "Der nasse Fisch" / "El pez mojado"). En el contexto austriaco, por su parte, similar papel ha asumido Andreas Pittler con su serie de ocho novelas sobre Bronstein (desde 2008). El detective aquí es un policía judío y protestante al que vemos bandearse en las tormentosas aguas políticas de la Viena de 1913 a 1955, aunque con la innovación de que, en las cuatro primeras novelas, las pesquisas marchan atrás en el tiempo, desde 1938 a 1913, con lo cual profundizan en las causas de eventos históricos posteriores. El quinto título de la serie, "Zores", lo publicó en 2013 Ariadne Press con el título "Inspector Bronstein and the Anschluss" ("El Inspector Bronstein en el Anschluss"). En contraste con dichos autores encontramos "Plan D" (Vintage, 2014), la novela de Simon Urban no encuadrada en ninguna serie en la que parte de las convenciones del género policiaco para examinar las consecuencias de la reunificación en una Alemania alternativa que seguiría dividida por el Muro de Berlín; por su parte, la trilogía "Clemencia Garises" de Bernhard Jaumann (policiaca de ambiente africano, un subgénero en rápida proliferación) reconsidera los efectos del colonialismo decimonónico alemán en la Namibia actual a través de las pesquisas de una policía de fuerte carácter ("Die Stunde des Schakals" / "La hora del chacal" y "Steinland" / "Tierra de piedras").


Al igual que ocurre en el Reino Unido, las series y los detectives de larga duración son también favoritas entre el público germanoparlante. Ejemplo eminente es el de Nele Neuhaus y su serie policiaco-procesal "Bodenstein y Kirchhoff" (desde 2006), que se ha ganado un amplio público muy interesado en cómo la autora examina distintas cuestiones sociales, políticas e históricas. Ambientada en la zona del Taunus, en el oeste alemán, la serie parte de una sólida tradición de ficción policiaca regional, pero combina los detalles localistas con cuestiones de importancia general, a la manera del sueco Henning Mankell en su serie Wallander. En inglés han aparecido hasta la fecha tres novelas de Neuhaus, pero aún siguen sin traducir otras series alemanas muy populares, como por ejemplo la de Georg Dengler (desde 2003) de Wolfgang Schorlau, sobre un detective privado residente en Stuttgart que resuelve variados casos en los que se enfrenta a la industria farmacéutica, el trastorno de estrés postraumático, conflictos globales por los recursos naturales, la herencia de la RDA y el terrorismo de extrema derecha. Otro ejemplo puede ser Su Turhan y su serie "Comisario Pascha", protagonizada por el veterano inspector de policía turco-germano Zeki Demirbilek. Con cuatro títulos hasta la fecha, la serie ofrece una fascinante visión de la experiencia y la identidad de los inmigrantes, como hace también el escritor suizo Sunil Mann con la serie de Vijay Kumar, un detective privado de origen hindú. El mismo interés exótico consigue Katharina Höftmann con su serie sobre Assaf Rosenthal, un policía de Tel Aviv y antiguo oficial del ejército en los territorios ocupados.


La novela policiaca suele ejercer compromiso social y político. Plantea así reflexiones sobre diversos aspectos de las sociedades alemana, suiza o austriaca, o critica actitudes frente a cuestiones de clase, raza o género, como lo atestigua la reciente novela ganadora del Premio Alemán de Literatura Policiaca 2015, "Ein Bulle im Zug" ("Un poli en el tren", reseñada en NBG 37) de Franz Dobler. Quizá inesperadamente, los lectores encontrarán también en el género claros indicios de ingenio y sátira, por ejemplo en la serie de Simon Brenner del austriaco Wolf Haas (publicada en inglés en Melville) o en "Die Wahrheit und andere Lügen" ("La verdad y otras mentiras"), de Sascha Arango, contada esta última con una voz cargada de humor negro que rinde homenaje a Patricia Highsmith. Y hay aún más autores que combinan diestramente ambientación local e influencias internacionales como, por ejemplo "Dexter" o "Kill Bill" de Tarantino, tal como vemos en "Totenfrau" ("La mujer de los muertos"), la primera novela de la trilogía "Blum" del austriaco Bernhard Aichner.

Diversa, original y entretenida, la novela policiaca contemporánea escrita en alemán está empezando a abrirse camino entre públicos de lengua inglesa gracias a la excelente labor de editoriales británicas y estadounidenses y a traducciones como las de Anthea Bell o Katy Derbyshire. Esperemos que muchos «Krimis» más se les unan pronto en el pujante mercado internacional de la ficción policiaca.
 

 
«Krimis» contemporáneos traducidos al inglés: una selección
Jakob Arjouni – la serie Kayankaya (No Exit Press)

Nele Neuhaus – la serie Bodenstein & Kirchhoff (Pan Macmillan)

Wolf Haas – la serie Simon Brenner (Melville House)

Bernhard Jaumann, "The Hour of the Jackal" (John Beaufoy, 2011)

Andreas Pittler, "Inspector Bronstein and the Anschluss" (Ariadne Press, 2013)

Simon Urban, "Plan D" (Vintage, 2014)

Sascha Arango, "The Truth and Other Lies" (Simon & Schuster, 2015)

Bernhard Aichner, "Woman of the Dead" (W&N, 2015)

Volker Kutscher, "The Wet Fish" (próximamente en Sandstone Press)
 
 

 
Katharina Hall Foto: privado
Katharina Hall
profesora asociada de Alemán en la Universidad de Swansea, ha editado "Crime Fiction in German: Der Krimi", que publicará en marzo de 2016 University of Wales Press. Tiene en marcha el blog sobre literatura policiaca internacional "Mrs Peabody Investigates".
 
 
 

Abstand