Aufbauhaus

Un nuevo centro literario en Berlín

Abstand
Steph Morris invita a los lectores de NBG a conocer un rincón, antes ignorado, del bullicioso barrio berlinés de Kreuzberg, donde ha surgido un nuevo semillero literario y artístico que promete avivar aun más el floreciente mundo cultural de la zona.
 
La Aufbauhaus es un «centro creativo» que se extiende en una superficie de más de 17.000 metros cuadrados; situada en el distrito berlinés de Kreuzberg, alberga una larga serie de empresas del campo del arte y el diseño alrededor del gigante de los servicios arquitectónicos Modulor. Entre ellas encontramos un taller de sastrería, diseñadores de muebles, orfebres, impresores, fabricantes de mosaicos, carpinteros, galerías de arte, un jardín de infancia 24 horas, un club nocturno, un teatro, una librería y las editoriales Blumenbar y Aufbau.
 
Esta última les será familiar a los lectores de NBG ya que edita nuevas obras de ficción y, además, es una fuente habitual de «joyas olvidadas» que proceden de sus ricas reservas de catálogo, entre las que se encuentran tesoros tan destacados como Hans Fallada, el autor de Solo en Berlín. Aufbauen, que significa instituir o construir, da nombre a esta editorial que se fundó al acabar la Segunda Guerra Mundial con la intención original de restablecer una plataforma para el tipo de literatura que fue suprimido bajo el nacionalsocialismo. Aufbau se convertiría más tarde en la mayor editorial de ficción en la RDA, y en la única de cierta importancia que sobrevivió a la disolución del estado. En 2008, sin embargo, se vio amenazada de ruina por cuestiones de orden legal e institucional derivadas de la reunificación, y entonces la adquirió el exprofesor Matthias Koch, que hoy ejerce de director ejecutivo desarrollando una política de no intervención.
 
© Reno Engel
Aufbauhaus Berlin
 
El proyecto Aufbauhaus se puso en marcha de la mano de la empresa de venta minorista Modulor. Dedicada en sus inicios a vender materiales para la elaboración de modelos arquitectónicos, Modulor es hoy toda una institución que suministra a artistas, diseñadores y arquitectos todo lo que puedan necesitar. Con visión de futuro, sus responsables planearon unos «grandes almacenes» de productos para la práctica artística que constituirían un núcleo en torno al cual se aglutinarían otras empresas del sector creativo, para lo cual echaron mano de la antigua fábrica de los pianos Bechstein, situada en la Moritzplatz en la Oranienstrasse de Kreuzberg, que es según dicen muchos la calle más animada de Berlín. Pero, justamente, la Moritzplatz es el punto en que comienza a decaer la animación de la Oranienstrasse. El resto de la calle es bien conocido por sus librerías, cafés, galerías de arte y establecimientos que ofrecen buen beber, así como por los festivales de música, el Mayday mayhem y la Lange Buchnacht en que, una vez al año, la calle se transforma en un minifestival literario que ofrece lecturas públicas en las librerías y en muchos otros locales. Para financiar las obras que eran precisas, Modulor se asoció con Matthias Koch, que estaba buscando un hogar permanente para Aufbau y compartía una visión parecida de lo que podía ser un centro de creación. Y así la fábrica, construida en la década de 1970, fue desmontada hasta el armazón, para a partir de ahí ampliarla construyendo una nueva estructura de formas simples y claras y extensiones acristaladas, que abrió en 2011.
 
Bautizar el nuevo centro con el nombre Aufbauhaus fue más que una mera alusión a uno de sus cofundadores. Con un sentido de reconstrucción, el término «Aufbau» alude aquí al interés fundamental el proyecto centra en la nueva creatividad y el desarrollo artístico. La finca, que era propiedad municipal, escapó a duras penas a la subasta pública, que habría traído consigo allí a alguna corporación internacional para vender mercancías producidas en serie. Cuando Modulor, en cambio, entró en negociaciones para utilizar el edificio, una de las condiciones impuestas a la iniciativa fue que todas las empresas participantes tendrían un carácter creativo demostrable, con un límite del tres por ciento para el ramo gastronómico (Kreuzberg está ya saturado de restaurantes y cafés).
 
Y así, en efecto, en el centro hay instalado un solo café, en el que los intelectuales se sientan codo con codo con diseñadores, artitas y arquitectos; la mezcla de mercaderes de palabras y creadores de palabras es otro resultado de la activa asociación entre Matthias Koch y Aufbau. Hay otro local de comida, un restaurante que hace funciones también de escuela culinaria y tienda de cocina, del mismo modo que la librería de la casa, la Buchhandlung Moritzplatz, consigue florecientes ventas combinando los campos de la ficción y las obras sobre arquitectura y diseño. El teatro del centro es el TAK (Theater Aufbau Kreuzberg), que alberga a menudo lecturas públicas. Una de las más notorias y recientes fue el "Salón del debutante", que forma parte de un festival literario regional patrocinado por Aufbau. Entre los «novicios» se encontraba Antonia Baum (véase NBG Otoño 2011). También se celebran lecturas más reducidas en la librería, donde la próxima en salir a escena será Sybille Lewitscharoff (véase NBG Otoño 2011, finalista del Premio Alemán del Libro). En el teatro se representa ahora mismo una obra basada en Das kunstseidene Mädchen (editada en inglés por Other Press con el título The Artificial Silk Girl), una novela de Irmgard Keun publicada en 1932 que narra las peripecias de una joven de provincias que marcha a un Berlín de destellos luminosos, una historia que conserva hoy toda su resonancia.
 
La editorial independiente Blumenbar, nacida de un salón literario, se trasladó aquí desde Múnich. Y aquí continúa celebrando eventos, además de tener abierto también en la casa un club-bar situado en la antigua piscina que se construyó para los trabajadores de la fábrica de pianos. En él se han mantenido con elegante efecto elementos tales como las baldosas de piscina, a los que se ha añadido una iluminación creativa y unas juiciosas reformas arquitectónicas, de modo que el único probable fallo en el conjunto del bar es un nombre incongruente: "Prince Charles". Por su parte, la editorial Braus, que publica libros de bellas artes y fotografía y es también propiedad de Koch, tiene en el edificio sus oficinas y una galería. Koch había albergado asimismo esperanzas de hacerse con la desventurada editorial Eichborn, por lo que les reservó espacio de oficinas. Las negociaciones terminaron fracasando, pero Koch logró al menos adquirir el sello de ediciones para bibliófilos propiedad de Eichborn Die andere Bibliothek, que se trasladará este año a los locales vacíos acompañado de la editorial vienesa de libros infantiles Ueberreuter.
 
© Jörg Schaper/Illustration Rafael Varona
Oranienstrasse’s ‘Lange Buchnacht’
La regeneración de la Moritzplatz comenzó en la acera de enfrente de la Aufbauhaus, o sea en el Prinzessinnengarten, un jardín comunitario con café al aire libre. Los días de buen tiempo se reúne aquí para comer el personal de Aufbau, con lo que entre ambos proyectos se ha originado una relación simbiótica. Es de esperar que se produzcan nuevas interacciones con el vecindario, y que la Aufbauhaus amplíe la vida cultural de la Oranienstrasse reafirmando la situación de Kreuzberg como barrio dedicado a la cultura y la experimentación. Aufbau, en efecto, tiene planeado participar en la Lange Buchnacht que se celebrará el 12 de mayo de este año, de manera que quizá sea el público literario berlinés quien, pululando por toda la Oranienstrasse de una lectura a otra, se encargará de conectar con su nuevo vecino las librerías y los comercios culturales bien establecidos.
Abstand
Abstand
© Howard Mollet
Steph Morris
Steph Morris, escritor y traductor, reside en Kreuzberg (Berlín). www.steph-morris.com
Abstand